Antofagasta observacionNebulosa Keyhole, detalle de la Nebulosa Eta Carinae en falso color corregido (en base a datos g’ r’ i’), tomado por el telescopio de la Universidad de Antofagasta.
El telescopio Chakana, de 60 cm de diámetro y operado por la Universidad de Antofagasta, se dedicará a la investigación de exoplanetas y cuerpos menores del Sistema Solar.


Un nuevo telescopio se encuentra en su fase de puesta en marcha en la Región de Antofagasta (Chile), zona mundialmente famosa por la presencia de observatorios como Paranal y ALMA. Este instrumento, bautizado como Chakana, se encuentra en el Observatorio Ckoirama, primero del Estado de Chile bajo los cielos de alta calidad del norte del país.

El nuevo espacio, creado y manejado por la Universidad de Antofagasta, fue puesto en marcha durante los meses de mayo y junio por un equipo internacional, conformado por investigadores locales y por astrónomos de UCL (University College London, UK). 

“Dos principales motores de este proyecto han sido contribuir al desarrollo de las ciencias planetarias y ganar experiencia concreta en ingeniería de observatorios”, señaló Eduardo Unda-Sanzana, Director de la Unidad de Astronomía de la Universidad de Antofagasta, quien además explicó que los objetivos científicos del proyecto son el análisis intensivo de tránsitos de exoplanetas y el estudio de cuerpos menores del Sistema Solar. “No obstante, también ganamos mucha experiencia al diseñar y construir nuestro propio domo astronómico, trabajando con profesionales de las áreas de informática, electrónica y mecánica”, agregó Juan Pablo Colque, coordinador de la construcción en la misma universidad.

La primera luz, momento en que por primera vez un telescopio genera una imagen de calidad profesional, se alcanzó durante la visita a Chile de Steve Fossey y Marco Rocchetto, ambos investigadores de UCL, con quienes los académicos de la Universidad de Antofagasta establecieron un acuerdo para usar los mismos sistemas de operación empleados por el Observatorio de la Universidad de Londres de UCL. El objeto escogido para la primera luz, la Nebulosa Keyhole (“Cerradura”), es un detalle de la nebulosa Eta Carinae, a unos 10 mil años luz de la Tierra. “Una nebulosa cerradura es apropiada cuando imaginas que tu observatorio es una llave para tener acceso a los secretos del Universo”, afirmó Unda-Sanzana. El nombre Keyhole fue dado por el astrónomo inglés John Herschel en el siglo XIX.

Cabe destacar que la Universidad de Antofagasta es socia de REUNA, y por tanto está conectada a su infraestructura digital. Uno de los grupos académicos más activos en cuanto al uso de la red de alta capacidad en la zona norte del país es precisamente la Unidad de astronomía de esta casa de estudios.

Para más información haga clic aquí 

Fuente: UAntofagasta